ESTIMULANTES

Los estimulantes son medicamentos que actúan sobre el cerebro para acelerar procesos vitales (corazón y respiración) en casos de shock y colapso. También aumentan el estado de alerta e inhiben el comportamiento hiperactivo en los niños. Las dosis altas pueden producir inquietud, insomnio e hipertensión. Ejemplos de estimulantes son las anfetaminas, que se usan para prevenir la narcolepsia (ataques de sueño), para suprimir el apetito y para calmar a los niños hipercinéticos. La cafeína también es un estimulante cerebral. Se usa en medicamentos para aliviar ciertos tipos de dolor de cabeza al contraer los vasos sanguíneos cerebrales.

A continuación se dan ejemplos de estimulantes:

Cafeína

Sulfato de dextroanfetamina (Dexedrina)

Dextroanfetamina y anfetamina (Adderall)

Lisdexamfetamina (Vyvanse)

Metilfenidato (Ritalin)

Modafinilo (Provigil)