ANTIHISTAMINOS

Los antihistamínicos bloquean la acción de la histamina, que normalmente se libera en el cuerpo en

reacciones alérgicas. La histamina causa síntomas alérgicos como urticaria, asma bronquial,

fiebre del heno y, en casos graves, shock anafiláctico (disnea, hipotensión y pérdida de

conciencia). Los antihistamínicos no pueden curar la reacción alérgica, pero alivian su

síntomas Muchos antihistamínicos tienen una fuerte actividad antiemética (prevención de náuseas) y

se usan para prevenir la cinetosis. Los efectos secundarios más comunes de los antihistamínicos son

somnolencia, visión borrosa, temblores, malestar digestivo y falta de coordinación motora.

Los antihistamínicos comunes se enumeran de la siguiente manera:

cetirizina (Zyrtec)

maleato de clorfeniramina (Chlor-Trimeton)

difenhidramina (Benadryl)

fexofenadina (Allegra)

loratadina (Claritin)

meclizina (Antivert)

prometazina (Phenergan)